Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El crédito puede ser el socio financiero que buscas para lograr los objetivos de tu empresa. ¿Cómo lograrlo? Sigue las recomendaciones del experto.

Por Germán Sánchez

El crédito es un tema que, si bien no es algo nuevo, aún hay desconocimiento al respecto. Algunos empresarios consideran a las instituciones financieras como un ente ajeno a su negocio, con intereses y objetivos diferentes a los de su negocio.

Sin embargo, para Gonzalo Aliseda, director de Crédito de Unifin, “debes verlas como un socio de negocio, un capital alternativo al que puedes recurrir para resolver necesidades y materializar nuevos proyectos en el camino hacia el crecimiento de tu empresa”.

“Además, en un mundo cada vez más dinámico y globalizado hay que estar abiertos a nuevos pensamientos”, agrega Aliseda. Por lo que, bajo este contexto, el crédito se posiciona como una opción clara y con reglas definidas, “basada en la confianza entre ambas partes: acreedor y deudor. De hecho, crédito proviene del latín créditus, que significa confianza”.

Recomendaciones del experto

A continuación, Gonzalo Aliseda, comparte cinco puntos clave que tienes que considerar antes de solicitar un crédito para tu empresa.

1. Compartir la historia de tu empresa y la de tus socios. Es fundamental dar a conocer el origen de tu negocio: cuándo y quiénes la crearon, cuál es la experiencia que tienen los socios fundadores. Todos estos puntos son valiosos al solicitar un crédito, pues implica saber cómo vender tu historia. También genera valor para el acreedor debido a que no puede haber una relación de confianza si tu contraparte desconoce quién eres.

2. Tener clara la posición actual de tu compañía. Debes entender muy bien la posición que tiene tu compañía en el presente. En términos generales, explicar de una manera sencilla el core business, es decir, cómo genera ingresos y valor.

3. Saber acerca de tu entorno. Como empresario debes tener conocimiento detallado sobre lo que sucede en el sector o industria donde se desarrolla tu negocio, del mercado y la competencia. Remóntate a tus primeros días como emprendedor y haz un análisis FODA: fortalezas y debilidades de tu empresa; oportunidades y amenazas del entorno. Todo ello documéntalo para transmitirlo a terceros, en este caso, a posibles acreedores.

4. Hacer una planeación estratégica. Si gran parte de tu tiempo lo consumes en resolver asuntos del día a día, no olvides revisar y actualizar constantemente tu plan de negocios, que incluye las metas estratégicas en el corto y largo plazo. Esto significa hacia dónde va tu empresa. Este documento te será de gran utilidad para compartirlo con instituciones financieras.

5. Conocer el aspecto financiero de tu empresa. Si bien no todos los empresarios tienen una formación financiera, contable o numérica, es un conocimiento que debes saber antes de solicitar un crédito. Por ejemplo: resultados históricos y actuales de ingresos, utilidades, cuentas por cobrar, endeudamiento, entre otros datos clave. Pero si no dominas este tema, busca un asesor interno especialista en ello.

El éxito será para los empresarios que adopten el cambio, tengan un pensamiento abierto y aprovechen las oportunidades que se presenten en el mercado. Al conocer el aspecto financiero de tu empresa, podrás anticiparte de alguna manera a ciertos problemas. Por lo que, “necesitas dejar de hacer lo mismo que has hecho toda tu vida, innovar y capacitarte con especialistas, para lograr tus objetivos”, concluye el director de Crédito de Unifin.

Comparte la experiencia que has tenido al solicitar un crédito. ¿Qué aprendizajes te dejó? ¿Y cuáles son las recomendaciones que agregarías a las del experto?

Close Bitnami banner
Bitnami