Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

7 soluciones para no usar efectivo

Estas alternativas seguras y prácticas son lo que necesitas para hacer tus transacciones en todo momento y lugar sin depender del dinero en efectivo.

Por staff

Impulsada por el proceso de globalización digital y las diversas alternativas tecnológicas, la tendencia mundial apunta hacia la paulatina desaparición del dinero en efectivo. Sin embargo, la velocidad a la que avanza este movimiento varía drásticamente en cada país.

En Suecia, las transacciones en efectivo cayeron 80% en los últimos 10 años, mientras que en Noruega –también país nórdico– únicamente 6% de las compras se realiza con billetes y monedas. En el caso de Estados Unidos, 75% de las transacciones se hace vía tarjeta de crédito o débito, según información de Statista.

En México, al igual que en el resto de América Latina, aún predomina el uso del efectivo. De acuerdo con el Banco de México, nueve de cada 10 personas en el país emplea dinero físico en sus gastos cotidianos.

Para el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), las principales desventajas de utilizar el efectivo es que fomenta la economía informal, propicia la corrupción, facilita ilícitos (al no dejar rastros en el sistema financiero) y afecta el crecimiento económico. ¿Alguna alternativa?

Soluciones prácticas
Gracias al boom del comercio electrónico, al crecimiento de plataformas de banca en línea y al desarrollo de aplicaciones novedosas, negocios de todo tipo pueden recibir pagos de sus clientes desde cualquier parte del mundo. Así, ambas partes obtienen beneficios.

A continuación, siete soluciones seguras y prácticas para transitar hacia una cultura de menos uso de efectivo que integre a más personas a la economía formal:

1. Pagos vía móvil. Por medio de la tecnología NFC (Near Field Communication), el teléfono celular se convierte en una herramienta de pago. Mientras que los pagos pueden realizarse a través de las aplicaciones de los bancos o vía Google Pay, Apple Pay o Samsung Pay.

2. Pago en línea. Puede efectuarse directamente en el sitio web de cualquier negocio que esté provisto de una plataforma de comercio electrónico, tiendas en línea o vía procesadores de pago como Paypal, WePay, Skrill, Dwolla o Amazon Pay, entre otros.

3. Transferencias bancarias. Con el respaldo de instituciones financieras, el pago se hace desde sus respectivos portales vía internet o aplicación móvil, y su principal atributo es la seguridad, pues requiere de un proceso de verificación. Esta alternativa también facilita las transacciones internacionales.

4. Tarjetas de crédito. Permiten al usuario acceder a una línea de crédito previamente autorizada por una institución financiera para poder comprar productos o servicios.

5. Tarjetas de débito. A diferencia de las tarjetas de crédito, estos plásticos no permiten el endeudamiento del usuario, a menos que la institución que los emite lo autorice previa solicitud.

6. Tarjetas prepago. No están vinculadas a una entidad financiera, por lo que el usuario debe cubrir un monto determinado al momento de adquirirlas o vía depósito.

7. CoDi. Es un sistema desarrollado por el Banco de México para facilitar las transacciones de pago y cobro por medio de transferencias electrónicas sin cobro de comisiones. Para utilizarlo, se requiere de un teléfono móvil o dispositivo con internet y una cuenta de depósito. La transacción se hace mediante tecnología QR o de aproximación NFC.

Aprovecha las ventajas que brindan estas siete soluciones para que paulatinamente dejes de utilizar dinero en efectivo para realizar tus compras. Mejor aún, intégralas como opciones de pago para los clientes de tu negocio.

Si usas otras alternativas que también ofrecen una buena experiencia, inclúyelas en los comentarios para aumentar las opciones de pago y cobro.

Leave a comment

Close Bitnami banner
Bitnami