¿Qué harías para conquistar a un mercado que vale más de 50 mil millones de dólares? Las plataformas de video bajo demanda comienzan por escuchar qué quiere ver su audiencia. El resto descúbrelo a continuación.

Por Ximena Soto

En plena pandemia, los servicios de video streaming se coronaron como una de las grandes industrias con crecimiento sostenido. El estudio Mercado, Consumo y Diversidad en Servicios de Transmisión de Video en América Latina de Sherlock Communications, reportado por Economía Hoy, señala que 70% de la población se ha suscrito en alguna plataforma de video bajo demanda.

Este dato se suma a que 97% de los encuestados ya estaba suscrito en algún servicio similar. De acuerdo con Statista, la industria ya presentaba un crecimiento de 32% entre marzo de 2019 y marzo de 2020. Y para cerrar con broche de oro, en México, 22% tiene cuentas en cuando menos cuatro empresas diferentes.

Los mejores servicios de video streaming

¿Qué hace que los consumidores opten por membresías de entre $99 y $189 pesos mensuales? El contenido y la calidad que ofrecen las compañías de video bajo demanda, así como el tiempo disponible de los usuarios.

Esto va muy de la mano con las estrategias que estas plataformas están implementando para atraer a más público. Aquí algunas de las más efectivas:

Contenido exclusivo. Las plataformas de video streaming más populares le apuestan a películas y series que solo están disponibles en sus respectivos catálogos. Esto lo confirman los datos de Economía Hoy: en México, 39% de los usuarios abrieron sus cuentas solo para acceder a contenido exclusivo, como The Mandalorian en Disney+ o The Boys en Prime Video.

Explotación de la nostalgia. Otro 34% también se suscribió a estos servicios exclusivamente por poseer de forma virtual sus programas favoritos, sin importar que todavía se puedan ver en la televisión tradicional. El catálogo de Disney+, la última plataforma en ser lanzada, incluye series para preadolescentes de Disney Channel, así como los títulos clásicos y del estudio Pixar, que de otra forma tendrían que ser adquiridos por separado.

Escuchar a su audiencia. Era claro que, con el confinamiento, los servicios de video streaming podrían crecer aún más rápido. Pero antes de conseguirlo, las redes sociales se convirtieron en el mejor canal para que las marcas entendieran cuáles eran las necesidades y gustos de sus clientes. Gracias a los comentarios de los usuarios, llegaron nuevas temporadas no planeadas como Lucifer y Sabrina a Netflix, con lo que la empresa se ganó la lealtad del público que continúa pagando una mensualidad al pionero del video streaming.

Más calidad y velocidad de conexión. La infraestructura ha mejorado, sí, aunque el aumento en la demanda del servicio prendió un foco rojo en los servidores de las plataformas. Por lo que, en abril de 2020, algunas compañías, como Netflix, decidieron sacrificar la calidad de alta definición de sus contenidos por un servicio más rápido y que llegara a más audiencia. Así, no dejaron ni un minuto sin conexión a sus usuarios.

Estas cuatro estrategias enfocadas en el cliente son las que le darán a esta industria un crecimiento anual sostenido de 21% entre 2021 y 2028, según las proyecciones de Grand View Research. Tan solo en 2020, el valor de este mercado a nivel global fue de más de 50,100 millones de dólares (MDD).


¿Cuántas suscripciones a estas plataformas tienes activas?, ¿cuál consideras que es la estrategia que te conquistó para ser consumidor de servicios de video bajo demanda? Comparte tu respuesta en la sección de comentarios.