Este modelo de trabajo es usado por empresas como Uber y Airbnb. Antes de implementarlo en tu negocio, descubre en qué consiste y cómo aprovechar las ventajas que ofrece.

Por Arianna Jiménez

Tal vez has escuchado el término gig economy. Si no, posiblemente, has sido parte o colaborado en este esquema o en los modelos de negocio que integra. Sobre todo, si eres usuario de plataformas digitales.

El término gig proviene de un modismo usado por músicos estadounidenses para referirse a un evento, show o chamba.  Así, esta palabra se utiliza para designar un modelo: gig economy (“la economía de las chambitas”).

Pero ¿qué es la economía gig? Según la definición del diccionario de Cambridge, publicada en Forbes, es un modelo de trabajo basado en la contratación de trabajadores para proyectos unitarios o de corto plazo. Su finalidad es conseguir mano de obra especializada sin contratar una plantilla de tiempo completo.

Este tipo de formato funciona para empresas que realizan proyectos en áreas alejadas de su nicho de mercado. Actualmente, ha permeado en todos los sectores empresariales, desde los servicios especializados hasta las entregas a domicilio, transporte y hospedaje.

Una característica común es contactar en línea, mediante aplicaciones móviles o plataformas digitales, por ejemplo: Uber, Airbnb o Freelancer.

Economía gig en cifras

En Estados Unidos, se calcula que el volumen de la gig economy alcanzará 455,200 millones de dólares (MDD) en el año 2023, de acuerdo con cifras de Statista. En Europa, hasta inicios de 2020 este formato generaba entre 20 y 30% de los empleos, según información de la consultora McKinsey & Company.

Gig economy México

En nuestro país, “existen aproximadamente 12 millones de trabajadores independientes, es decir, una de cada cinco personas labora bajo este formato. Este tipo de trabajadores tiene como principal característica ser la primera generación 100% digital”, señala el artículo La “Gig Economy” y su impacto en el mundo laboral, publicado en Forbes. Se trata de números significativos y con potencial de crecimiento para la economía gig en México.

Ventajas

  • Trabajo a distancia. La mayoría de los trabajadores independientes laboran desde casa con su propio equipo y recursos tecnológicos. Por lo que no necesitan establecer un lugar físico para desempeñar su labor.
  • Flexibilidad de plantilla de trabajo. Puedes aumentar y disminuir tu número de trabajadores de acuerdo a las necesidades de tu empresa. Cuando hay proyectos, contratas; cuando no los hay, no tienes que pagar sueldos.
  • Realización de trabajos especializados. Puedes contratar a especialistas en asignaturas puntuales, sin necesidad de integrar un departamento completo.

Desventajas

  • Imposibilita los procesos colaborativos. Una de las claves dentro de las organizaciones de alto desempeño es la colaboración que, por medio de la retroalimentación, las haga crecer. En este caso, es difícil generar este tipo de relación laboral.
  • No hay retención de talento. El principal recurso de una empresa es su talento; sin embargo, al no haber un contrato de por medio, es complicado generar relaciones a mediano o largo plazo. El trabajador independiente pondera la mejor propuesta económica.
  • No existe compromiso con la compañía. Solamente hay asignación de proyectos durante un periodo establecido o que concluyen una vez alcanzados los resultados esperados.


En resumen, el formato de la gig economy otorga libertad a sus trabajadores, aunque carece de prestaciones laborales, por lo tanto, estas tienen que ser resueltas por cuenta propia.

Eso sí, mientras las dos partes estén de acuerdo en trabajar bajo este modelo, el crecimiento de la economía gig será exponencial. ¿Considerarías implementar esta alternativa en tu empresa? Comparte tu respuesta en la sección de comentarios.