Esta celebración crea conciencia sobre el deporte como un derecho fundamental y herramienta para fortalecer los lazos sociales. ¿Cómo multiplicar este impacto positivo? Descúbrelo aquí.

Por Andrea Norzagaray

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU), los Días Internacionales buscan sensibilizar al público sobre temas de interés para la sociedad. Además, pretenden generar discusiones en los medios de comunicación, los gobiernos y la sociedad civil para que juntos puedan dar solución a las problemáticas que aquejan al mundo.

Esta no es la excepción del Día Internacional del Deporte para el desarrollo y la paz, una fecha que, como dice la propia ONU, representa la oportunidad de reconocer el papel que el deporte y la actividad física desempeñan en las comunidades y la vida de las personas a nivel global.

Así, desde 2013 cada 6 de abril se conmemora el día del deporte,  es una forma de reconocer que el deporte tiene el poder de cambiar el mundo y que su papel en la historia de las sociedades es indispensable para fomentar la salud y la sana competitividad entre los individuos. La ONU también señala que el deporte es un derecho fundamental y una herramienta poderosa para fortalecer los lazos sociales y promover la paz, el bienestar, la solidaridad y el respeto.

El impacto del deporte en el mundo

En todas las culturas y civilizaciones existen prácticas deportivas diversas. Tan trascendental es el papel que tiene el deporte históricamente, que los griegos crearon las Olimpiadas en la antigüedad para complacer a sus dioses.

Actualmente, los Juegos Olímpicos son una de las celebraciones más importantes, donde convergen los mejores atletas de todo el planeta. Además, hay que considerar que, con el paso del tiempo, las prácticas deportivas se han vuelto un espacio ideal para la inclusión.

Esto lo demuestran los Juegos Paraolímpicos o iniciativas del Comité Olímpico Internacional (COI), una organización que se fundó en 1894 con la convicción de que el deporte puede contribuir a la paz y al desarrollo armonioso de la humanidad. Por ejemplo, el COI impulsa Sports of Hope, un programa que busca brindar a los jóvenes y las comunidades locales oportunidades para el desarrollo deportivo, ofrecer instalaciones de entrenamiento de última generación y, sobre todo, difundir valores como la excelencia, la amistad y el respeto.

Deportistas en acción

Hay que tomar en cuenta que los grandes deportistas son un foco de atención para las multitudes y un ejemplo a seguir. De ahí que algunos expertos en materia de desarrollo sustentable y deporte explican que los atletas pueden aprovechar su impacto e influencia para hablar y promover la justicia social.

Por tanto, es importante incrementar el activismo en los deportistas, así como crear asociaciones civiles vinculadas al deporte que se vuelvan referencias para la inclusión y la igualdad.

Además, los deportes son un sector interseccional, por lo que, puede vincularse con varios temas de la agenda pública y promover el bien social. Al mismo tiempo, las actividades deportivas, se han posicionado como una alternativa frente a problemáticas como la violencia doméstica, fomentan la participación comunitaria y ayudan en la resolución de algunos conflictos.

Finalmente, hay que reconocer que practicar y promover la cultura deportiva es esencial para hacer creer a los jóvenes con una mente abierta. De este modo, las nuevas generaciones podrán ayudar a construir e innovar organizaciones y modelos de negocio.

¿En tu empresa fomentan el deporte? Comparte tu respuesta en la sección de comentarios. Pero si aún no te has sumado a la promoción de las actividades deportivas, esta es la oportunidad para hacerlo y generar un impacto positivo en tu comunidad.