Sigue estos consejos prácticos y prepara una estrategia digital para proteger algo de lo más valioso que tienes tú y tu empresa: la información.

Por Leo Peralta

Es un hecho que nuestra vida – tanto en la faceta profesional como personal – depende cada vez más de los dispositivos móviles, así como de los servicios digitales. Desde pedir una pizza el fin de semana, hasta hacer transferencias electrónicas de dinero para pagar a proveedores. En todas estas actividades interviene un complejo entramado de aparatos, redes y centros de datos que se extienden por todo el mundo.

Sin embargo, la información que generamos a partir de nuestra rutina cotidiana se ha convertido en un apetitoso botín para delincuentes informáticos. El objetivo de estas personas es extraer los datos y utilizarlos para cometer diversos delitos, que van desde el robo de dinero hasta la suplantación de la identidad.

Los ciberataques suelen concebirse como actos de grupos criminales que buscan dañar a importantes instituciones, como bancos o gobiernos. Aunque en la realidad, un reciente análisis de riesgos digitales encontró que, si bien la mayoría de las víctimas de ciberataques en México son empresas, alrededor de un tercio son acciones contra individuos.

¿Cómo evitar ciberataques?

Considera que hay diferentes tipos de ciberataques, algunos son sencillos de ejecutar por parte de los delincuentes, mientras que otros requieren de complejas técnicas. Por ello, te presentamos algunas recomendaciones prácticas para evitar intrusiones que puedan afectar la operación de tu negocio o incluso, asuntos de tu vida personal.

Cuida tus contraseñas.

No hay guía de ciberseguridad que no incluya por lo menos un capítulo sobre el resguardo seguro de passwords.

Esto tiene una razón de peso: buena parte de los ciberataques ocurren por el robo o desciframiento de contraseñas. ¿La solución? Descarga un programa “gestor de contraseñas” para almacenar tus passwords de forma segura e incluso, generar nuevas sin tener que complicarte demasiado.

Utiliza la autenticación de múltiples factores.

Es verdad que las contraseñas son la llave más importante de nuestra seguridad digital, pero no la única. Servicios como Google permiten a sus usuarios habilitar la llamada autenticación (o verificación de identidad) en dos pasos.

¿En qué consiste? Básicamente en vincular tu cuenta con otra dirección de correo electrónico o con un número telefónico para que, al momento de ingresar con tu nombre de usuario y password, el servicio te envié un mail o un mensaje SMS con un código adicional, el cual genera una capa adicional de seguridad.

Respalda tus datos, incluyendo los de tu celular.

Uno de los más peligrosos ciberataques es el llamado ransomware, un tipo de secuestro virtual de datos en el que un criminal puede bloquear el acceso a tus datos a menos que pagues un rescate.

México es uno de los 20 países más afectados por este tipo de ataques, según El estado del ransomware 2020, elaborado por Sophos. La alternativa más efectiva es respaldar frecuentemente los contenidos de tus dispositivos digitales, para restaurarlos en caso de pérdida por secuestro de datos o simple robo del aparato.

Ve más allá de un programa antivirus.

El antivirus quedó al final de la lista en tanto es una herramienta útil para contener algunos ciberataques causados por archivos contaminados de código malicioso, aunque hoy no es la panacea. Si bien en el pasado estos programas podían protegerte de la mayoría de las amenazas virtuales, actualmente los ciberataques pueden ocurrir con técnicas que ni siquiera usan tecnología como la llamada ingeniería social.

Finalmente, toma en cuenta que los ciberataques tanto en México como en el resto del mundo son un problema recurrente y en ascenso, sobre todo, a partir del aumento de las actividades digitales bajo la nueva normalidad.

La buena noticia es que hay herramientas sencillas y fáciles de usar para proteger tu información, que es uno de los bienes más preciados que puedes tener. ¿Tú cómo te preparas contra los ciberataques? Comparte tu respuesta en la sección de comentarios.